– Si van a Torres del Paine, tienen que pasar por la Cueva del Milodón– nos aconsejaron muchas veces, diría que cada vez que nos referíamos a nuestro viaje al fin del mundo. Así que sin pensarlo más, dejamos una marca en nuestro mapa para no olvidar la popular parada: Monumento Nacional Cueva del Milodón, a sólo 24 kilómetros al norte de Puerto Natales.

Declarado monumento histórico en 1968 y monumento nacional en 1993, las Cuevas del Milodón atesoran las historias y vivencias de los primeros grupos humanos en el continente. Hombres y mujeres que llegaron aquí en busca de refugio frente al impredecible clima y al acecho de animales salvajes, personas de las que sólo supimos a partir del año 1895, cuando el pionero alemán Hermann Eberhard hizo público el descubrimiento del lugar y los restos de piel que más tarde se identificarían como restos del prehistórico Milodón.

De acuerdo a lo que nos dijeron, un sendero de madera nos guiará directamente a la entrada de la imponente y majestuosa cueva. El eco hará rebotar nuestras palabras y la oscuridad nos invitará a seguirla para aventurarnos en lo más profundo de la gruta.

Ya nos advirtieron que en un pequeño mirador, un milodón de madera nos estará esperando con sus fauces abiertas y las garras bien dispuestas para el ataque. Por supuesto, no hay nada que temer. Esta replica sólo busca llamar nuestra atención para mostrarnos la exhibición con los restos que prueban su existencia hace ya más de 14.000 años. Ahí podremos sacar fotos y conocer más sobre este asombroso animal y los secretos que esconde la verde Patagonia.

Las entradas al Monumento Natural se compran en https://www.aspticket.cl/index.xhtml

Detalles Monumento Natural Cueva del Milodón


Reservar Monumento Natural Cueva del Milodón


Mapa